BioAg Argentina

¿Qué es Simbiosis? ¿Cuál es su potencial dentro de la Agricultura?

Simbiosis es una interacción biológica más común de lo que aparenta. Entender cómo ella funciona dentro de las plantaciones es una forma innovadora y sostenible de desarrollar nuevos productos agrícolas.

Simbiosis es una interacción biológica entre dos organismos vivos en un mismo ambiente, o con un estilo de vida similar. Cuando es benéfica para ambas especies involucradas, esta relación puede ser llamada mutualismo y son varios los ejemplos de esta reacción en la naturaleza.

Como, por ejemplo, en el océano. Los peces payasos son seres que viven en ciertos tipos de anémonas, que también son seres vivos, pero que poseen una cierta toxicidad cuando entran en contacto con otros organismos marinos. El pez payaso es resistente a esta toxicidad, entonces logra usar a la anémona como abrigo para sobrevivir. A cambio, el pez payaso ayuda en la limpieza de los tentáculos presentes en la estructura de la anémona, facilitando su recogida de alimento.

Los humanos también somos ejemplos de seres vivos que necesitan de la simbiosis con un tipo específico de organismo, o más precisamente, de microorganismo. Las bacterias presentes en nuestro intestino, que también llamamos microbiota, crecen y sobreviven con base en nutrientes provenientes de nuestra alimentación, pero que solos no lograríamos digerir correctamente. Las bacterias se desarrollan mientras favorecen nuestra salud.

Esta forma de relación entre las especies trae un gran potencial para el desarrollo de nuevos e innovadores productos y procesos en la agricultura, cuando se observa la relación natural entre hongos y plantas. Es una relación simbiótica tan importante que tiene su propio nombre: Micorrizas.

La palabra micorriza ya define de qué forma es hecho este mutualismo: son los hongos (del latín myco) interactuando con la rizosfera vegetal (riza = raíz), o sea, con las raíces de las plantas. Lo que ocurre es el crecimiento de los hongos en el suelo cerca de los árboles y plantas, donde el hongo también desarrolla estructuras similares a raíces, los micelios, en conjunto con las raíces de las plantas. El hongo recoge su fuente de nutrientes, como azúcares, con la ayuda del alcance de los micelios y trae en esta recogida agua y sales minerales, presentes en el suelo, que la planta necesita y no recolectaría solamente con sus raíces. Esto le ahorra energía a la planta y permite que ella se desarrolle más rápidamente, además de traer una protección extra para sus raíces contra toxinas y patógenos (enfermedades). Ayudando a la planta, los  hongos también garantizan una fuente fácil y constante de nutrientes para su desarrollo.

Por eso el uso de hongos en la agricultura tiende a crecer. Hacer uso de una herramienta propia de la naturaleza, como la simbiosis, puede traer muchos beneficios. Con más nutrientes siendo suministrados a las plantaciones, mientras ellas también se mantienen más seguras contra plagas y enfermedades, la simbiosis ayuda a aumentar la producción y la rentabilidad de las prácticas agrícolas, lo que significa más comida siendo producida en un mismo espacio de tierra, de una forma sostenible.

¡Es la biotecnología en acción para favorecer a todos!

Tags:

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *