BioAg Argentina

Nosotros y los Microorganismos

Por Roberto Nobuyuki Maeda

La biotecnología es muy amplia y sus aplicaciones en las más diversas áreas se ha expandido cada vez más. Vemos a la biotecnología presente en nuestros días, en los alimentos y bebidas, combustibles, medicina, textil, fármacos, alimentación y salud animal, etc. Esta gran ciencia nos fascina y todos los días nos sorprende. Cada día surgen nuevas posibilidades de aplicación, una nueva puerta se abre para un nuevo campo de aplicación. Recientemente fue divulgado en Proceedings of the National Academy of Sciences, los resultados de una investigación realizada por el grupo del profesor Stephen Quake, del Department of Bioengineering, de Stanford University, sugiriendo microorganismos viviendo en nuestro cuerpo. Hasta ahí nada de nuevo. Sin embargo, fue observado que el 99% de los fragmentos de ADN que circulan en nuestra sangre nunca fueron vistos antes. En otras palabras, los microorganismos viviendo en nuestro cuerpo son mucho más vastos de lo que ya conocíamos.

 

Con esta masiva circulación de fragmentos de ADN en nuestra sangre, los investigadores identificaron centenas de nuevas bacterias y virus que representan a miembros no identificados del microbioma humano. Estudios anteriores tenían como objetivo nichos específicos, como heces, piel o cavidad bucal, mientras el enfoque del grupo de usar la sangre efectivamente posibilita el muestreo de todo el cuerpo y revela la colonización de nichos que fueron previamente ignoradas. De esta forma los autores descubrieron, así, que el cuerpo humano contiene una gran e inesperada diversidad de microbios, muchos de los cuales tienen relaciones altamente divergentes con el árbol filogenético conocido.

 

Esto nos hace pensar en cómo podemos explotar estos conocimientos. ¿Estos nuevos microorganismos tienen un potencial a ser explotado? Tal vez en la salud. Tal vez tengan alguna función en nuestro organismo.

 

Coincidencia o no, el profesor Jonathan Scheiman de Harvard Medical School, presentó sus resultados de una investigación en National Meeting & Exposition of the American Chemical Society sobre microbiota de atletas de elite. El grupo estudia el microbioma de atletas para identificar y aislar nuevas bacterias probióticas para aplicaciones en desempeño deportivo y recuperación atlética.

 

El grupo del profesor Scheiman recolectó heces de maratonistas y las comparó con no atletas. Ellos observaron que bacterias intestinales pueden influenciar la recuperación, fatiga, metabolismo, energía, inflamación y funciones cerebrales. En maratonistas, ellos encontraron bacterias altamente eficientes en la remoción de ácido láctico, una de las sustancias responsables de la fatiga. En otro round de los estudios los científicos observaron diferentes tipos de bacterias entre ultramaratonistas y remeros. Así, observaron que diferentes modalidades deportivas inducen la producción de diferentes microorganismos, dependiendo de la necesidad o función requerida. Estas conclusiones fueron a partir de dos años de estudios y la próxima etapa será la ampliación para otras modalidades deportivas.

 

Con estos estudios, según el profesor, ellos están “extrayendo” la biología de personas más aptas y saludables del mundo y después usar estas informaciones para ayudarlas y también ayudar a otras personas. El objetivo es expandir los grupos de atletas, de diferentes modalidades deportivas para componer un gran banco de microorganismos para nuevos candidatos probióticos.

 

¿Será esta una nueva generación de probióticos? ¿Y los 99% de los fragmentos de ADN de microorganismos desconocidos? ¿Para qué sirven estos microorganismos?

Roberto Nobuyuki Maeda es Científico de Novozymes y trabaja en la unidad de Araucaria – Paraná.

Tags:

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *