BioAg Argentina

Hongos: ¡superhéroes de la naturaleza!

Conozca algunas curiosidades sobre los hongos: ¡increíbles microorganismos que nos ayudan en el desarrollo sostenible del planeta!

Los hongos son microorganismos increíbles: Poseen aplicaciones en la agricultura, en los alimentos, en la producción de enzimas… ¡Son casi como superhéroes provenientes directo de la naturaleza! No podemos generalizar, a fin de cuentas, muchas especies diferentes son responsables de diversas enfermedades y por plagas de la agricultura. ¡Pero tenemos que admitir que el potencial de estos seres vivos tanto en procesos convencionales como en el desarrollo de nuevas tecnologías, en la producción de nuevos materiales y en el tratamiento de contaminaciones, y cuánto aún no sabemos y nos sorprendemos con los hongos!

Por ejemplo, el mayor ser vivo documentado en el planeta es un hongo: ¡de la especie Armillaria, es un tipo específico de hongo que crece en la raíz de los árboles de un bosque del estado americano de Oregón, esparciéndose debajo de la tierra (como una conexión de red) y formando un complejo de micelios que llega a medir cerca 3,8 km de largo!

Otro hecho interesante relacionado a los hongos es su capacidad de adaptación y supervivencia en lugares extremos. Ya fueron documentados hongos que sobreviven con poca o mucha agua, en lugares muy fríos o calientes. Pero, un evento curioso llamó la atención de investigadores para otro lugar donde los hongos estaban creciendo: ¡en la pared de una estación espacial! La Estación Espacial Internacional, de la NASA, está buscando formas de identificar a este microorganismo que comenzó a desarrollarse en las paredes internas de la estación, y buscar entender – a partir de la identificación del ADN de este hongo – cómo él vino a parar allí y si es benéfico o maléfico.

En los hongos más resistentes también puede estar la respuesta del desarrollo de tecnologías que nos ayuden a resistir diversas formas de radiación de forma eficaz, pues ya fueron encontrados hongos que crecen en las cercanías de Chernobyl, la planta nuclear ucraniana que explotó en 1986, pero que aún presenta niveles peligrosos de radiación en la región. Además de ser sorprendente encontrar un tipo de ser vivo que sobreviva en condiciones tan adversas, con este descubrimiento puede ser posible que los hongos ayuden a los astronautas en la exploración espacial – ya que en el espacio los niveles de radiación también son un riesgo para nosotros, los humanos.

Muchas de las especies de hongos citadas son raras, y deben ser preservadas para que puedan tener, de hecho, una aplicabilidad en el desarrollo sostenible del planeta. Pero eso no será posible si no cuidamos de la biodiversidad vegetal y también animal, para que haya el equilibrio necesario en la naturaleza, y así, quien sabe, más superhéroes naturales sean encontrados.

Tags:

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *