BioAg Argentina

Día Mundial del Ambiente

Países asumieron el compromiso de reducir la liberación de gases que causan el efecto invernadero, para que la temperatura promedio del globo terrestre no aumente más que 2°C (dos grados Celsius) en niveles preindustriales.

Hoy es el Día Mundial del Ambiente y después de una semana en la cual el tema de los cambios climáticos llegó a las páginas mundiales de noticias, es importante debatir este tema que es vital para la sostenibilidad del planeta.

Los tratados sobre los cambios climáticos comenzaron a ser desarrollados en 1992, en Río de Janeiro, en Brasil, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Ambiente y Desarrollo, que fue conocida como “Cumbre de la Tierra” o “Río 92”. En este encuentro fue creada la Convención-Cuadro de las Naciones Unidas sobre Cambios Climáticos (United Nations Framework Convention on Climate Change o UNFCCC), que reunió a 196 países signatarios en un tratado ambiental internacional, comprometidos en la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera resultantes de las acciones humanas, con el propósito de impedir que ellos interfieran de forma perjudicial y permanente en el sistema climático del planeta.

Desde entonces, anualmente, es realizada la Conferencia de las Partes, en diferentes países signatarios, que buscan, en cada encuentro, promover la discusión y la evaluación de los resultados de acuerdos de las partes, como ocurrió con el Protocolo de Kyoto, por ejemplo, y ahora con el Acuerdo de París, que reunió, en octubre del 2016, en la ciudad francesa a 197 países con la meta de intensificar las acciones mundiales de reacción a los cambios climáticos y a los perjuicios resultantes de ellos.

El grupo asumió el compromiso de reducir la liberación de gases que causan el efecto invernadero, para que la temperatura promedio del globo terrestre no aumente más que 2°C (dos grados Celsius) en niveles preindustriales. En este sentido, existe un esfuerzo también en incentivar las iniciativas que limiten el aumento de la temperatura en 1,5°C con base en los mismos niveles.

El gobierno de cada nación concordó, entonces, que se empeñarían en la reducción de la emisión de los gases contaminantes, cada uno dentro de su realidad económico/social. Todo basado en las Pretendidas Contribuciones Nacionalmente Determinadas (iNDC), documento en que cada nación define su contribución en el acuerdo.

Tags:

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *