BioAg Argentina

¿Cómo combatir los gases de efecto invernadero?

El efecto invernadero es un fenómeno en que ocurre en la atmósfera con el aprisionamiento de una parte del calor generado por los rayos solares. Su intención es mantener la temperatura ideal para la supervivencia en la tierra.

A pesar de ser algo vital, este proceso puede ser modificado de forma negativa, a partir de la emisión masiva de determinados gases (presentes en la contaminación atmosférica), capaces de absorber en demasía este calor, elevando la temperatura. El fenómeno es indicado como el culpable por el calentamiento global y la reducción de los recursos naturales. Los principales gases causadores del efecto invernadero son:

  1. Dióxido de Carbono (CO2): es el principal contribuyente para el efecto, y tiene su origen principalmente en los combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo), deforestación e incendios forestales.
  2. Metano (CH4): oriundo de la descomposición de la materia orgánica presente en basureros, vertederos sanitarios, cría de animales, cultivo de arroz, hidroeléctricas y producción de combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo).
  3. Óxido Nitroso (N2O): generado en el suelo, su principal emisión es proveniente del exceso de quema de biomasa y del uso de fertilizantes nitrogenados.
  4. Clorofluocarbonos (CFC-11 y CFC-12): a pesar de aún ser utilizados en menor escala, están presentes en algunos productos. Hasta la década de 1980, eran comunes en insecticidas, perfumes, neutralizadores de olor y refrigerantes. Después de este período, su uso fue prohibido en Argentina.

¿Cómo combatir los gases que generan el efecto invernadero?

Para combatir estos gases, deben ser pensadas medidas de reforestación, pues es una forma natural de capturar carbono y brindar oxígeno a la atmósfera, reduciendo la emisión de CO2. Además de esto, se puede hacer un aprovechamiento de la basura, utilizando el metano como fuente de energía eléctrica en las industrias. Son necesarias también soluciones y tecnologías sostenibles, además del uso de recursos renovables y políticas públicas para regular y medir la emisión de estos gases.

El uso de enzimas en la reducción de gases de efecto invernadero

Una forma innovadora de combatir estos gases es el uso de enzimas en la producción de alimento, una de las mayores responsables de su emisión en la tierra. Debido a su capacidad de acelerar las reacciones químicas, cuando son utilizadas en el desgomado del aceite de soja, por ejemplo, pueden reducir la emisión en 12.000 toneladas de gases de efecto invernadero, lo que corresponde a, aproximadamente, la misma cantidad producida por 1.600 personas. Esto es posible gracias a la reducción del uso de productos químicos, fertilizantes y energía en este tipo de proceso.

En Argentina, Novozymes es una empresa pionera en el uso de enzimas en procesos de producción industrial de cualquier segmento. De esta forma, prácticas sostenibles guían sus actividades, a través de soluciones biológicas, en que sus clientes se sienten satisfechos por obtener una mayor reducción de sus costos, una mayor calidad en sus productos y una contribución para un mundo más sostenible.

Tags:

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *